Objetos Egipcios en Alicante

Es una exposición que acompañará a Egipto y sus amuletos, organizada por el MARQ en estrecha colaboración con el Museo de Bellas Artes y Arqueología de Besançon. La finalidad de la muestra es acercar al público alicantino una pequeña parte de lo que supuso el mundo mitológico en la antigüedad egipcia. Hoy en día seguimos admirando la grandeza de sus pirámides, templos y tumbas en general.
EGIPTO EN LA PROVINCIA DE ALICANTE

En la antigüedad, la provincia de Alicante estuvo comunicada con los pueblos orientales y del norte de África a través del mar. Los fenicios y púnicos eran pueblos en los que el comercio suponía una de las principales actividades económicas. Esto unido a su manejo de la navegación de cabotaje hizo que utilizaran el mar Mediterráneo como su principal vía comercial.

Desde oriente llegaban a la Península numerosos objetos, pero en su mayoría no eran meros utensilios, eran, además, elementos de lujo que denotaban la supremacía de un pequeño grupo de personas sobre el resto de la población. Eran la élite, los señores del poblado. Por eso, a su muerte, decidían ser enterrados con esos objetos especiales que les hacían Señores. Esa unión de los objetos de lujo con la muerte llevaba consigo un ritual, una creencia en un mundo mitológico que, en muchos casos, también trajeron consigo los comerciantes fenicios y que fue adoptado y adaptado por los indígenas de la Península.
De ahí es normal que encontremos amuletos o recipientes procedentes de oriente y, en concreto, de Egipto

MATERIALES ARQUEOLÓGICOS
La exposición está compuesta por un conjunto de cerca de treinta piezas procedentes de distintos puntos de la provincia de Alicante. Entre ellos se encuentran objetos localizados en las excavaciones de las necrópolis de Les Casetes en Vila Joisa, el Molar en San Fulgencio y la Albufereta de Alicante y de yacimientos como la Alcudia en Elche, Peña Negra en Crevillente, la Fonteta en Guardamar y el Castellar Colorat en Crevillente. En la muestra podremos ver varios escarabeos y amuletos de esteatita con motivos diversos: Horus, Athor,… Hay que destacar una cantimplora de fayenza procedente de la necrópolis de Les Cassetes en Vila Joiosa. Este hallazgo es único en la Península lo que le otorga un lugar especial en esta exposición. Fue encontrada en la tumba 18 de la necrópolis, junto a los restos humanos, acompañada clavos de hierro, cuentas de collar, unas pinzas o tenazas y restos cerámicos malacofauna y dos regatones y puntas de lanza. La pieza es de color amarillento con reflejos turquesa
y tiene un cuello que imita los capiteles de flor de loto de los templos egipcios. A ambos lado de ese gollete se han tallado dos simios sedentes. Además tiene dos inscripciones jeroglífica incisas. Pertenece al tipo denominado de Año Nuevo por su relación con la Inundación que se generaba en Egipto hacia el 20 de julio iniciando el año nuevo. Al agua del Nilo se le atribuían numerosas virtudes y es posible que las cantimploras fueran exportadas desde allí con esa agua.

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *