La lengua de los egipcios antiguos.

Cuando hablamos del Egipto antiguo, una de las imágenes que vienen a nuestra cabeza es la de inmensos muros cubiertos por jeroglíficos. En muchas ocasiones, deslumbrados por la belleza de los signos, olvidamos que la escritura jeroglífica es precisamente eso, un sistema de escritura, cuya finalidad primera fue codificar la lengua en la que se expresaban los antiguos egipcios. Más adelante hablaré en detalle sobre la escritura jeroglífica, así como sobre la hierática, la demótica y la copta. Pero antes creo que hemos de comenzar por el principio, por la lengua egipcia.

Las lenguas habladas en el mundo, tanto hoy en día como en la Antigüedad, pueden clasificarse en una serie de familias según su parentesco, como si de seres vivos se tratase. De hecho, las lenguas pueden ser consideradas como organismos vivos, que “nacen”, tienen un desarrollo, y finalmente, si dejan de tener hablantes por diversos motivos, “mueren”. El español pertenece a la familia de lenguas indoeuropeas, donde están todas las lenguas descendientes del latín, así como las lenguas germánicas o eslavas, entre otras. El egipcio, por su parte, se clasifica dentro de la familia afroasiática, en la que se incluyen también las lenguas semíticas, como el árabe y el hebreo. Estas lenguas presentan, por tanto, elementos comunes, como puede verse, por ejemplo, al comparar el pronombre “yo” en cada una de ellas:

En la imagen podemos ver el pronombre personal "yo" en árabe, en sus dos formas hebreas, en egipcio medio (con la pronunciación aportada por el Dr. Antonio Loprieno), y en copto sahídico.

En el caso de una lengua antigua como el egipcio, que ya no se habla, su parentesco con otras lenguas todavía en uso, o que son bien conocidas por haber sido objeto de un estudio continuado hasta el presente, resulta de gran ayuda a los investigadores. En el estudio, por ejemplo, del sistema verbal en egipcio, fueron los patrones de la lengua hebrea los que orientaron la investigación en un principio, y aunque hoy en día este aspecto se ha matizado, el estudio comparado de las lenguas de la familia afroasiática sigue reportando resultados muy interesantes para el conocimiento del egipcio antiguo.

Hablando de la lengua egipcia en particular, cabe destacar que ésta no fue, a lo largo de su historia, una entidad inmutable. Las primeras evidencias escritas que tenemos para esta lengua (y digo escritas porque, antes de ser puesta por escrito, esta lengua tuvo una historia exclusivamente oral que se escapa a nuestras posibilidades de investigación) datan de en torno al 3200 a. C., y su historia como lengua viva se puede extender a lo largo de cuatro milenios, hasta alrededor del 1300 d. C. Como es comprensible, durante un periodo de tiempo tan dilatado la lengua egipcia pasó por diversas fases, cambiando de tal manera que un egipcio del Reino Antiguo (2635-2140 a. C. [1]) sería incapaz de comprender lo que otro de la Época Baja (664-332 a. C.), por ejemplo, pudiese decir. Para añadir más dificultades, la peculiar geografía egipcia dio lugar a la aparición de diferentes dialectos en cada área del país, como queda atestiguado en el papiro Anastasi I 28, 6, donde se dice que un hombre del Delta no puede entender a un hombre de Elefantina, es decir, de la región de la actual Asuán.

Veamos unos cuantos datos concretos: los estudiosos de la lengua egipcia han distinguido dos fases principales en la evolución del egipcio. Por una parte tenemos el llamado Egipcio Temprano [2], que abarcaría la lengua de los textos escritos desde el comienzo de la historia egipcia hasta el 1300 a. C. aproximadamente, y que sobrevivió posteriormente de forma estandarizada como lengua clásica hasta el s. III d. C. Dentro de esta fase se encuentran el Egipcio Antiguo, que corresponde a los periodos históricos del Reino Antiguo y Primer Periodo Intermedio, aproximadamente del 3000 al 2000 a. C.; el Egipcio Medio, que se utilizó desde el Reino Medio hasta el final de la XVIII dinastía, del 2000 al 1300 a. C.; y el llamado Egipcio Tradicional o Egipcio Medio Tardío, que coexistió con la fase posterior de la lengua egipcia a modo de lengua clásica desde el Reino Nuevo hasta el final de la civilización egipcia. Esta última fase puede compararse al uso del latín durante la Edad Media y la Edad Moderna en ámbitos restringidos de la sociedad, principalmente religiosos.

La segunda gran fase en las que se divide la lengua egipcia recibe el nombre de Egipcio Tardío, y se documenta desde la XIX dinastía hasta la Edad Media, aproximadamente del 1300 a. C. al 1300 d. C. Dentro de ella se incluyen el Neoegipcio, utilizado desde el 1300 hasta el 700 a. C.; el Demótico, del s. VII a. C. al s. V d. C., fase lingüística que va a asociada además a un nuevo sistema de escritura, la escritura demótica; y finalmente el copto, del s. IV al XIV d. C., que sería la lengua del Egipto cristiano y emplearía para su escritura el alfabeto griego más seis o siete letras derivadas del demótico.

No obstante, las meras etiquetas sin contenido nos aportan más bien poco para la comprensión de lo que supone realmente esta evolución lingüística. La próxima semana realizaremos esta aproximación práctica, con ejemplos analizados que nos permitirán comprender mejor este proceso. Haremos además un breve paseo por los tipos de textos que se escribieron en cada fase lingüística. ¡Os espero!

[1] La cronología seguida procede de SHAW, I. (ed.), The Oxford History of Ancient Egypt, Oxford y Nueva York 2000.

[2] Clasificación procedente de LOPRIENO, A., Ancient Egyptian. A linguistic introduction, Cambridge 1995.

Me gusta  
Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

4 comentarios sobre “La lengua de los egipcios antiguos.

  1. Hola Marina:

    Me ha parecido muy interesante tu post. Pues siempre he tenido bastante confusión con lo que es el demótico y el copto, y, me has aclarado bastante sobre la evolución de la escritura egipcia.
    ¡Enhorabuena!

  2. Gracias por el artículo, muy bueno!!

    Es sorprendente la relación que tiene la lengua egipcia antigua, la copta, la árabe actual, etc.

    En lo que refiere a los jeroglíficos, es apasionante, una vez que empezás a descubrirlos y de a poco ir viendo qué nos quieren decir, no podés salir de allí.. es atrapante.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *